martes, 11 de noviembre de 2008

PIERRE KLOSSOWSKI II: TEOLOGÍA Y PORNOGRAFÍA EN SU OBRA: UNA DESCRIPCIÓN



¿A qué estamos tratando de abrirle una vía de acceso? Si acaso, al resultado de una aventura estrictamente personal. Uno no escoge a sus autores; los autores lo escogen a uno. Pero hay que estar dispuesto a dejarse escoger. Este libro es producto de una fascinación. Toda la obra de Pierre Klossowski se desarrolla en la zona de extremo peligro para el arte, el pensamiento y su lugar en la trama del mundo organizado de las relaciones sociales. Mi acercamiento a ella se debe a circunstancias fortuitas. Sin embargo, uno no es culpable de sus circunstancias. Hay que buscar el imperio de lo fortuito. Una curiosidad sin meta encontró en esa obra su objeto. En vez de saciarla, los primeros contactos con la obra de Klossowski la acrecentaron. Acababa de escribir un libro sobre Robert Musil: El reino milenario. El ensayo me dejaba con los protagonistas de la novela de Musil, los hermanos incestuosos Ulrico y Agathe, cercados en su jardín solitario –el espacio de la literatura, el lugar sin lugar donde debe encontrarse el absoluto– prisioneros de su semejanza, mirándose uno en el otro, incapaces de regresar a la realidad contingente –el campo de la vida y la novela– y conscientes de la exigencia y el deseo de abandonar el jardín y entrar a la vida, donde, estallando, su identidad única y doble se perdería en la misma contingencia. Encuentro del absoluto, realizado por la literatura contra la literatura, y negación de su pureza: la del absoluto y la de la literatura.
En la obra de Klossowski parecía llevarse aún más adelante esa búsqueda. La curiosidad, encontrado su objeto, rodeó su centro, entrevisto apenas, más imaginado e intuido que palpado, y se convirtió en interés. Pero en el arte, como en la vida, sólo la fascinación mantiene despierto el interés. Transgrediendo todos los límites impuestos por la cultura, obedeciendo sólo a las exigencias de su propio clima y su tono, la obra de Pierre Klossowski vive en el terreno de esa pura fascinación. Ceder a ella, es penetrar a un espacio denso y desconcertante, erigido sobre la enervante emoción y complicación de las acciones y del lenguaje que las muestra. Mi libro no es más que un intento de colocarse en ese espacio y moverse en él. Las respuestas que halle le pertenecen a Pierre Klossowski.