viernes, 11 de julio de 2008

STAND BY: EL INSTANTE CONGELADO POR CARLOS MARCO



STAND BY

(El Instante Congelado)





DE: EL MUNDO FANTASMA:





LA BESTIA


Desde la ventana de su habitación miraba la Luna llena que brillaba amarilla en la tarde de otoño. Después su entendimiento se negó a creerlo: tras los montes que custodiaban la Luna surgió la monstruosa y gigantesca figura fabulosa, que de un estratosférico salto la atrapó, devorando al satélite y entregándonos noches eternas y oscuras.





EL DIABLO BURLADO


El juego consistía en lo siguiente: uno de los muchachos salía de la casa y corría hasta el descampado donde debía permanecer solo y en silencio durante un cierto tiempo. El necesario para que el Diablo
reparase en su presencia. Entonces se abría una hendidura en la tierra y la corte infernal entera se lanzaba tras el desgraciado chico para atraparle y condenar su alma. Era entonces cuando funcionaba el truco: aprovechando la confusión el resto de muchachos se avalanzaba a través de la brecha en el suelo y con mucha decisión y caradura robaban las golosinas del Infierno.




VARIAS INSTANTÁNEAS DEL TIEMPO SOLAPADO


I


Él le pide un abrazo y ella se lo da, pero ya no es como antes. Entonces se despiden fríamante, de cualquier manera. Ella se gira y él se gira y toman caminos diferentes para no verse jamás. Él se para y
vuelve a girarse para ver como ella se adentra en la distancia. Está viendo cómo se construye el pasado, como se aleja aquello que fue presente.



II


A la joven no le gustaba viajar. Le producía vértigo. El vértigo que sufría al confrontar el pasado, el presente y el futuro. El futuro que observaba a través del parabrisas cuando miraba hacia delante; el pasado que iba quedando rebasado cuando observaba la carretera tras ella y el presente que se solapaba en el interior del coche, confrontándose continuamente con futuro y pasado en una maquinaria infinita. Aquello era demasiado para ella.



III


La gente en la estación no podía evitar girarse, pues los gritos del joven eran escandalosos para
aquella hora del día. "!No puedo cambiar lo que está hecho!" decía; mientras corría alocadamente por el andén, para no perder el tren que comenzaba a partir.



IV


Él no era capaz de hacerlo. Sin embargo fue capaz de inventar una máquina que lo hiciera por él. A partir de aquel día todos le trataron con respeto, pero él a sí mismo no se lo tenía. En el día de la celebración los más íntimos pudieron verle llorar por los cuartos.



V


Obtiene un extraño placer de ello: escribe cosas en el jardín mientras ella languidece en la habitación.



VI


Descorrió las cortinas y lo vió ante ella: el mar embravecido enviaba sus olas a romper contra el hogar. Pero sin embargo la mujer no se asustó: abrió las ventanas y las aguas de detuvieron.



VII


Abrí los ojos y la primera luz del día fue una presencia delicada: los rayos solares se enredaban jugando en las cristaleras de la balconada; flotaban las cortinas, brillantes y aureoladas, llevadas por una brisa
de oro. Y más allá el jardín que comenzaba a ser bosque...

De repente pensé que aquel sería el peor día de mi vida.




EL INMORTAL


Marchó en pos de la ciudad de los inmortales y todo fue dejado atrás. Tras indecibles tribulaciones, enigmas y peligros llegó al final del mundo, y entonces cayó en un sueño tal del que no despertó sino en la vigilia de un sueño aun mayor. Ante él se erguía la extraña ciudad de imponentes murallas negras y carente de cualquier puerta o entrada que los sentidos humanos pudieran reconocer.

La ciudad parecía poseer una cualidad, una textura, traslúcida; como si estuviera construida del material del subcosciente revelado.
Su mente no fue capaz, o no quiso retener en la memoria más detalles de aquel lugar. No supo muy bien como interpretar aquel encuentro con la mítica ciudad; poca maravilla resultó de aquella aventura, y ningún encuentro con inmortales le fue revelado.

¡Qué equivocado estaba! Al regresar a su patria no encontró nada de lo que solía. No encontró sino ruinas por doquier y extrañas máquinas voladoras.





EL DUEÑO DEL MUNDO


Podía conseguir todo aquello que se propusiera. Tenía la facultad de hacer que todos se plegaran a sus deseos, gracias a un truco de su pensamiento que jamás reveló. Sin embargo vivía solo y casi en la indigencia, no necesitaba nada más. La posibilidad verdadera le colmaba.





LA ARQUITECTURA OCULTA


La apariencia de la ciudad había cambiado muchas veces, y aun habría de hacerlo muchas más. Nuevos parques habían ocultado las antiguas ciénagas, y las amplias avenidas habían sido construidas sobre las necrópolis de antaño. Plazas sobre plazas más viejas y sobre aquellas, edificios que habrían de dar paso a otros edificios de más reciente construcción.

Más la verdera ciudad permanecía oculta bajo capas de memoria del subconsciente colectivo. Podría decirse: "pisamos calles nuevas pero es como si camináramos por los recuerdos".





PUERTAS QUE NUNCA SE VOLVIERON A CERRAR


I


Abrió la puerta para descubrir tras ella una puerta un poco más grande, y tras ella halló otra puerta un poco más. La abrió y descubrió otra más grande aun y luego otra y otra más, y después una nueva, enorme para sus fuerzas. Pero no se rindió y tras abrirla, abrió otras más. Y aun hoy, después de tantísimas puertas abiertas y dejadas atrás, continua con su hacer. Desde luego ha olvidado el motivo que le llevó a abrir aquella primera puerta, más su voluntad es tal.





II


Empleaba todas sus fuerzas para tratar de abrir la puerta, mas sus esfuerzos eran en vano. Empujaba, pateaba la puerta; deseaba derribarla, pero ésta no se movía. No conseguía su objetivo. Parecía soldada a las mismísimas entrañas de la tierra. Y él, condenado a no ver qué maravillas le aguadaban fuera.

Necesitaba ver qué había al otro lado. No entendía por qué le resultaba imposible una cosa aparentemente tan sencilla.
De repente, un clic, un chasquido. La puerta se abre, pero no lo hace hacia fuera. ¡Ya estaba en el otro lado, y siempre lo había estado!.





EL CONOCIMIENTO IMPOSIBLE


Siempre decía: "conozco como soy". Pero era una mentira miserable. Murió ahogado en el río de Heráclito, siempre en continuo movimiento.





LAS MÁSCARAS TERRIBLES


En aquel baile de disfraces todos llevaban varias máscaras más bajo la máscara principal. Pero daba igual, ninguna de aquellas máscaras podía ocultar sus verdaderas intenciones: la desesperada búsqueda de una identidad que siempre les era arrebatada por una ilusión aun mayor.





MAPA DE LA ANGUSTIA


Cuando compré el mapa suspiré aliviado: -Al fin me libraré de todos mis pesares. - Pensé.
-Cuando llegue al lugar señalado no habrá más dolor. - Me congratulé. -En este mapa está indicado el sitio dónde abandonaré mi amargura. -Me dije.
Mas no adiviné cuan equivocado estaba. Por error había adquirido el terrible mapa de la angustia, y ya no habría salvación para mí.





¿QUE HACER?


Nunca podía alcanzar la otra orilla. Pues cuando desembarcaba en el país enfrente del río, los habitantes de ese lado le recordaban que, ahora, la otra orilla era aquella.
Así pasó mucho tiempo, en un disparatado y desasosegante ir y venir, hasta que decidió quedarse a vivir en ningún sitio, es decir: en el centro del río.





JUEGO DE MANOS


Abrió la mano, y en su palma pudo verse el minúsculo agujero negro que obligaba al Universo a replegarse sobre sí mismo, concentrándose en un único punto y siendo tragado por ese mismo agujero.

Mas una vez desaparecido el Universo muchos otros aparecieron en una delirante geometría sin fin, así que el Mago decidió cerrar su mano y dar por terminado aquel asunto.





AQUEL QUE VE A SU DOBLE DE FRENTE DEBE MORIR


En el Londres de 1989 un joven español huye enloquecido de lo que parece ser una sombra humana. Visto desde la cercanía la sombra se revela como un doble perfecto del joven español. Unos cuantos espectadores se lanzan a perseguir al perseguidor. Pronto se percatan de que a su vez están siendo perseguidos por nuevas sombras, dobles perfectos de sí mismos.

Es tarde para darse cuenta de que ya están muertos.





LA GUERRA QUE NO CESA


En aquella guerra ya habían muerto dos generaciones enteras de hombres, y ahora llegaba el turno de los nietos de aquellos primeros soldados. Nadie dudaba de que también morirían y a nadie parecía importarle. Después vendrían los hijos de estos y luego otros más acudirían a morir en esta guerra.
Ya nadie recordaba los mótivos, el por qué de levantarse en armas o el nombre del enemigo. Lo único importante era perpetuar esa manera de vivir. Si hacía falta le declararían la guerra a la muerte misma.





EL ANARQUISTA


No podía creerlo ¿Cómo era posible aquella maravilla? ¿Así, tan sencillo podía resultar todo. Y delante de sus propios ojos? ¿Cómo era posible que jamás hubiera reparado en ello?.

Su dedo temblaba de emoción; su cuerpo también. Todo su ser temblaba. En la pantalla del ordenador de podía leer la opción: "¿Apagar el sistema?".





EXTRAÑOS CUIDADOS


Cada mañana al amanecer se levantaba antes que ella. Con cuidado abría el pequeño cajón de la mesita de noche y tomaba un minúsculo frasco entre sus manos. Apartaba entonces el edredón y sutilmente se deslizaba hasta el suelo. Como un ladrón gateaba hacia su mujer en el otro lado del lecho; contenía el aliento y delicadamente recogía en el frasquito las cálidas lágrimas que resbalaban del rostro de su esposa.

Más tarde bajaba al jardín y con aquellas lágrimas regaba los hermosos rosales que a ella le gustaba disfrutar.




CONFIANZA EN LA PALABRA


En aquel cuarto de baño estaba sucediendo el peor episodio de su vida: ell hombre le había esposado y le encañonaba con una pistola. Comprendía que su vida había llegado al final y balbuceó: -¿Vas a matarme?.
-No, no voy a matarte. -Contestó su agresor. Y acto seguido comonzó a golpearle con la pistola en la cara y en la cabeza, provocándole abundante sangre y un terrible dolor.

Mas aquellos golpes, para él, no eran sino el ruido de la vida; aun podía oír y sentir. No le importaba el dolor, pues era una muestra de que aun vivía y, la confirmación de la palabra dada.

Recibe la paliza de un cierto buen grado.




ANUNCIO MÁGICO


En el escaparate de aquella tienda podía leerse: "RESTOS DE INVIERNO EN EL INTERIOR". Al salir, los clientes tiritaban, hacían rechinar sus dientes y trataban de entrar en calor.




UN ARTISTA GENIAL


Se cree un gran artista: cada noche baja al sótano y revela sus fotografías. Siempre de mujeres. Toma las pinzas, toma el líquido, toma una cubeta, dos, tres y cuelga la foto en la cuerda de tender.

Después descubre que no es tan gran artista como cree, pues todas sus modelos aparecen horribles; ojos desorbitados, muecas terribles y evidentes signos de muerte por asfixia.




EL PEOR CUMPLEAÑOS DE TODOS


En la fotografía de la sección de sucesos se podía ver bien a las claras, aunque parecía que nadie se hubiese dad cuenta: el cuerpo sin vida del joven aun tocado con el gorrito de fiesta de cumpleaños. En su mano izquierda aferrado el teléfono, pegado a la oreja; en la diestra un vaso con ginebra. A sus pies una agenda con números, en su mayoría tachados. Sobre la mesa, derramada, una ensaladera con ponche, globitos y una bandeja con sandwiches que comenzaban a estar rancios.




DEJA VÚ


Un detalle de una casa es, muchas veces, más interesante que la casa en sí. Ahora lo había comprendido, aunque quizá fuera ya demasiado tarde. Se recordaba a sí mismo como un niño, corriendo a refugiarse siempre en el mismo rincón.




EL AMOR HUIDO


Le encantaba la forma en que ella apoyaba los codos sobre la mesa y se llevaba las manos a la nuca. De esa manos retiraba el cabello de la cara y él podía contemplar nítidamente aquel rostro que tanto amaba. La mujer inclinaba ligeramente la cabeza y a él, aquel gesto, le parecía el gesto más bello del mundo en una visión ideal.

Pero tan sólo era una ilusión pasajera: no pasaban más de unos escasos segundos hasta que ella abría la boca y de ella salían sapos y culebras. Palabras de reproche sin cesar.




FOTOGRAFÍA MÁGICA


Ya que el bote, a punto de naufragar, se movía directamente hacía la cámara, el movimiento pudo ser congelado a I/250.
Cinco personas salvaron la vida gracias a ello.




TRINO DEL DIABLO (DE LA ENCICLOPEDIA DEL MUNDO DE LO OCULTO)


Tartini vivió amargado y con el alma entregada.

Mientras dormía soñó con la música más delicada que nunca jamás hubiera escuchado. En el sueño oyó el solo de violín más maravillosamente interpretado por manos algunas. Despertó ansioso, confuso y deseoso; buscando su propio violín. Pero la vigilia no podía satisfacerle, y aunque de su instrumento arrancó las mejores notas, intentanto expresar lo que había escuchado, su mejor talento moría vergonzosamente ante la interpretación del diablo.




ENVIADO POR EL SUEÑO



Estaba dentro de lo posible que aquello sucediera. Había soñado demasiadas veces con ello...Entonces el avión apareció en el cielo, cayendo en picado; oscureciendo la tarde; creciendo ante sus ojos y rugiendo cada vez más cerca; peinando las azoteas de los edificios del barrio; imparable en su caída hacia el joven. Podría decirse que guiado por una consciencia. Un plateado enviado del sueño que amenazaba muerte y destrucción. Nadie podría salvar al muchacho, excepto él mismo y su deseo de detener al asesino alado.

Quedó colgado en el vacío.





¡ALELUYA!



El polvo lo había cubierto todo hacía tiempo. Había cubierto las botellas, había cubierto las copas vacías y había cubierto el mostrador del bar. Y a pesar de que los últimos clientes se habían marchado tiempo atrás, ellos continuaban allí; detenidos en el mismo gesto, esperando no sabían qué. El elegante camarero tras la barra esperando lo suyo con una mueca severa, y el empecinado cliente viendo como el polvo caía su copa de brandy. No se habían dirigido la palabra desde 1.980.





LA CANTANTE BORRACHA CAYÓ BAJO



El momento mejor del día llegaba cuando el señorito le llamaba. La vieja dama de la canción se arrastraba hasta el piano, vistiendo el delantal y la cofia; la botella de anís en la mano. sonaban las notas y ella cantaba con su voz almidonada canciones de gallinero y palomar. Los invitados se reían, pero ella, ante su audiencia, no dejaba de repetirse: "Ego sum lux mundi". "Yo soy la luz del mundo".





FOTOGRAFÍA



Nadie sabía a qué se dedicaba aquella persona singular. Toda su actividad parecía consistir en hacerse fotografiar con todo aquel que consintiera en ello. Pasaba horas enteras inquiriendo a los vecinos y transeuntes para que posaran junto a él, y cuando alguien consentía el hombre les saludaba cortésmente sacándose la chistera e inclinando la cabeza. Esto parecía hacerle feliz ya que algo parecido a una sonrisa se adivinaba bajo su enorme bigote pasado de moda.

Mas al revelar las fotografías, en su rostro podía intuirse una mueca de romper a llorar. Quien quisiera podía encontrarle siempre en el mismo lugar: en el cruce de dos calles, un sitio que había perdido el color y se había convertido en un rincón en blanco y negro.




TELEPATÍA (DE LA ENCICLOPEDIA DEL MUNDO DE LO OCULTO)


En salas separadas, una de las gemelas se concentraba en una imagen, y su hermana -en la otra sala- intentaba reproducirla.

Partiendo de los trabajos de Murray -con su teoría de que los lazos de parentesco favorecen la comunicación telepática- Rhine supuso, acertadamente, que la máxima capacidad de transmisión se daría entre hermanos gemelos. Y así fue en este caso, trágicamente: debido a la asombrosa compenetración existente entre ambas hermanas fue puesto al descubierto un secreto, larga y vergonzosamente, guardado por una de ellas.

Su deseo le había jugado una mala pasada y las hermanas no lo fueron ya más; jurándose odio mortal.




LA BURLA DEL ORÁCULO (DE LA ENCICLOPEDIA DEL MUNDO DE LO OCULTO)


-El presidente prepara un viaje al sur. Hágale saber que ese desplazamiento le resultara fatal.

El Gabinete Especial de Crisis reunido estudió las palabras de la vidente. Y tomada una decisión, se ordenó que todos los atlas y colecciones de mapas fueran vueltas del revés.





ESTE AMOR NO TIENE FIN


Continuaban abrazados, como antaño. Continuaban abrazados como cuando hacían el amor en los bancos del acantilado. Mientras las estrellas fugaces les observaban; mientras llegaba el alba y su amor les mantenía calientes ante el frío de la mañana.
La única diferencia es que ahora se apoyaban ante una lápida donde podían leerse sus nombres escritos con faltas de ortografía.

1 comentario:

Ríos Perdidos dijo...

justo acabo de descubrir el blog... impresionante. no sé si estás enterado, pero estoy traduciendo y editando la obra completa de austin osman spare para la editorial periférica, que se publicará en 2009 con un ensayo biográfico introductorio..... no conozco muchos sparianos en españa....