sábado, 21 de junio de 2008

EL LIBRO DE ANUBIS DE AXIS



El Libro de Anubis

Liber 369

El Grimorio de Axis



Este dibujo, el mandala de Anubis , realmente existe en al menos cuatro dimensiones. La progresión de la complejidad desde la simplicidad es geométricamente más acelerada y ramificada. Todos los mapas del Self son, en última medida, falsos; sin embargo, algunos son útiles para elucidar algunas verdades y, por esto mismo son Sacros. El Libro de Anubis, a pesar de ser Sacro, está sujeto a estas limitaciones.

En el comienzo estaba el Self. Como un círculo cuyas dimensiones jamás son conocidas, extático y super-abundante es su "sentimiento". Su centro es constantemente alimentado por su aura ilimitada. Como ningún otro, nutriéndose de sí mismo, procreando solo en sí mismo, siempre transformándose más en sí mismo. Por la inmensidad de sus dimensiones, esta ausencia de forma es el arquetipo de la forma. Esta Sacra ausencia de forma es el combustible de su centro, su libertad, su infinitud. Y, verdaderamente, esta ausencia de forma es la creencia prístina del centro, la Visión del Self.

El tiempo, el movimiento y la evolución son los efectos que se perciben de la super-abundancia del Self, el Uno del Eterno-Devenir.

Ningún pensamiento o concepción puede alcanzar a este Self, pues precede a la concepción y a las formas. Nada está por fuera de este Self es su prístina unicidad; como una creencia vacua, como el extático Auto-amor.

Así, todos los Selfs, entidades, seres y cosas son sus ramificaciones, su multitud de creencias y formas.

En su éxtasis primario de Auto-amor, el Self concibe de sí mismo su dualidad. " Pues yo estoy dividida a causa del amor". Si, concibe de sí mismo su fuerza y su forma, su Voluntad y su Imaginación, su dualidad primaria "a causa del amor". Pues la unidad primaria es la esencia del amor extático así como la experiencia, la emoción.

Y la dualidad primaria es el medio original de su expresión.

Las creencias son “"formas" del Self, conteniendo y expresando deseo. El deseo o la Voluntad está circunscripta por la creencia.

Cuando el Self concibe, crea creencias duales de gran complejidad y, por necesidad, una mayor inteligencia para unificar los componentes de la creencia. La inteligencia es la habilidad de todos los componentes de una creencia para interactuar.

En el Self, el Eterno-Devenir es siempre nuevo, pues todas las creencias (siendo dualidad) no son más que el Self primordial cuando el amor creció hasta el cansancio, buscó unidad, murió y fue hacia la forma otra vez para ganar experiencia, para ser nuevo, incansable de realizar el deseo del amor en sí mismo.

La concepción crea estructuras duales de mayor y mayor complejidad, primero la estructura, luego la vida, luego la vida inteligente. Pero las creencias que constituyen a la esfera (o sistema) de la vida, creencias inteligentes, son pequeñas y muchas en su capacidad de creer.

La primer creencia es la división, produciendo la dualidad (Voluntad e Imaginación). La segunda creencia es la síntesis, dualidad expresada, produciendo el Tetragrámaton. Mediante este proceso, la complejidad y la inteligencia son construidas desde el Self.

Eventualmente las creencias alcanzan la esfera de la "vida" orgánica y la inteligencia. Aquello que nosotros usualmente llamamos "nosotros mismos" (Identidad) es una creencia inteligente y compleja.

Si, aquí hay un gran misterio. Pues en su estado siempre Nuevo, el Eterno-Devenir del Self, ha acumulado sus formas pasadas de creencia, las ha acumulado en sí mismo. Pues la memoria es la esencia del Alma, su inteligencia ordenada y su continuidad. Y en la multitud de creencias que es la expresión múltiple del deseo del Self, aquello que llamamos "nosotros mismos" y los demás Selfs, y aquellas creencias pasadas y encarnaciones del Self existen en la Memoria del Self, que es llamada Alma.

La Memoria es la esencia de aquello que llamamos "subconciente" y es una y lo mismo que el deseo que da energía a una creencia para hacerla accesible a la inteligencia.

La Memoria y el subconsciente existen en las esferas sucesivas de la creencia que comienzan afuera de "vos mismo" y se extienden concéntricamente hacia fuera y hacia adentro.

La fuerza del Self es la energía de su deseo, el auto-deseo que continuamente regresa a la forma. La energía siempre es encriptada, conteniendo información, el deseo que deviene creencia. Siempre el deseo rodea al Self, como su siempre cambiante cuerpo, y esta multitud de creencias y formas tiene al Self como su centro; sí, todas tienen al mismo Self como su centro. Pero la multitud de diversas y reactivas formas/creencias da la impresión de multitudinarios Selfs y una miríada de entidades para las creencias inteligentes.

Las creencias simples tienen gran capacidad de creer, aunque son relativamente poco inteligentes.

La capacidad es "sacrificada" por la inteligencia y viceversa. Las dualidades primarias son generadoras de todo, mientras que "nosotros" construimos máquinas en un pequeño rincón del universo.

Las Creencias Vitales son todas aquellas formas de creencia (siendo estas formas del Self) que no son percibidas por "nosotros" (una creencia compleja, inteligente) como partes del Self.

Por lo tanto, aquello que usualmente llamamos "nosotros" es una compleja e inteligente creencia, capaz de, en alguna medida, creer. Pero nosotros podemos realmente creer una sola cosa por vez, pues los pensamientos (siendo estos el nombre que nosotros, habiendo sido creídos, damos a las creencias que creemos) son duales y la concepción ha ocurrido.

Somos libres de creer unicamente antes de que ocurra la concepción. Esto se relaciona con la esfera de complejidad en la que nos encontramos al momento de la concepción. En cada unidad de la creencia solo hay suficiente energía como para despertar (hacer real o vital) una cara de la dualidad que genera las creencias en el momento de la concepción. Y aunque puedan alternarse en el tiempo, no pueden existir simultáneamente.

Pregúntate a ti mismo: “"¿Está lloviendo afuera?" En el momento anterior a que mires afuera eres libre de pensar tanto que si como que no. Una vez que has mirado eres libre de creer sólo una cosa u otra. En la física quántica esto es conocido como el colapso del vector de estado.

Esta es la relación entre una creencia compleja e inteligente y una creencia vital menos compleja, energía encriptada en fuerzas físicas. Esta creencia menos compleja es considerada como un fenómeno objetivo, mientras que "nosotros" somos subjetivos en comparación con esta.

Supongamos que mientras miramos la lluvia pensamos "quisiera que no estuviese lloviendo". Es decir, deseamos desde una creencia compleja y subjetiva para efectuar un cambio en una creencia más simple, vital.

La experiencia nos ha mostrado que no podemos, en nuestro estado normal, creer efectivamente en oposición a una creencia simple y vital. Pues aunque la creencia simple y vital tiene menor inteligencia, tiene mayor capacidad de creer que una creencia compleja. Podríamos ser capaces de utilizar nuestro "poder" o "medicina", que es la inteligencia, para detener la lluvia, pero la inteligencia no desarrolla los medios. Podemos persistir, siendo el deseo lo suficientemente fuerte, e intentar desarrollar los medios, pero con toda probabilidad ya habrá dejado de llover bastante tiempo antes de que hayamos desarrollado los medios o antes de que el deseo haya cesado.

“"Nosotros", como una creencia compleja, realmente existe en todas las esferas de complejidad/simplicidad al mismo tiempo. Mientras la creencia progresa de esfera en esfera, mientras la complejidad se incrementa, más y más energía es utilizada para mantener la complejidad de la creencia. Esta energía circunspecta a la complejidad es lo que llamamos inteligencia. Así, las creencias complejas son menos y menos concientes (inmediatamente) de las demás creencias como partes del Self. Pues la energía debe estar a disposición de la creencia para devenir en "real", es decir, Self.

La formula de la Magia consiste en que una energía alcance la esfera de una creencia preconceptual anterior a la de la creencia deseada; para esto se requiere que las creencias complejas se tornen simples. Los grados de simplicidad son equivalentes a la cantidad de energía disponible y la capacidad de creer. De hecho, son lo mismo.

Intentar energizar una creencia sin alcanzar la necesaria simplicidad no logrará ningún éxito y será totalmente extenuante para la creencia que busca producir el cambio. Esta exhaustión es un estado deseable, pues libera la energía necesaria para cargar la nueva creencia, pero la nueva creencia debe estar encriptada de forma tal que no resulte inteligible o demasiada energía será enfocada en mantener su estructura racional, en la que formula el deseo; y eso amarrará otra vez la energía (deseo). Los símbolos son mejores que el pensamiento inteligente. Los Sigils son aún más poderosos.

Debe tenerse cuidado en los medios de exhaustión, de forma tal que el complejo no sea dañado de forma permanente, sino simplemente llevado a la exhaustión.

Los Sigils pueden ser realizados de diversas maneras. Lenguajes no familiares, música codificada, numeraciones, geometrías especiales, mudras (siempre y cuando no resulten inteligibles) y muchas otras maneras (utiliza tu imaginación viva).

Mediante estos medios podemos adquirir la capacidad de creer que "no está lloviendo" (o cualquier ora cosa) o, mejor aún, "el sol está brillando", "el aire está seco". No es sabio utilizar la forma negativa de la creencia que buscamos cambiar pues la energía tiende a afectar la forma positiva en vez de la negativa; ej: "lloviendo" en vez de "no".

Los símbolos son útiles para que sea accessible a nuestra creencia el conocimiento, información o experiencia de otras creencias que podemos desear. Los símbolos son formas que pueden ser pictóricas y accesibles a la inteligencia o arbitrarios e inteligentes por su constante uso dentro de sistemas inteligentes. La energía que se torna disponible mediante la exhaustión y se vincula con el símbolo, se reformula en inteligencia (dentro de una creencia compleja) y es experimentada de forma "subjetiva". Las creencias subjetivas se componen de creencias complejas. Las creencias complejas son preconceptuales en relación a las creencias subjetivas. Así, las creencias subjetivas pueden ser afectadas por el "pensamiento" es decir, la energía encontrada por la inteligencia.

Las llamadas afirmaciones son utilizadas para energizar (mediante la exhaustión) a una creencia subjetiva en oposición a otra, pues las creencias siempre existen de forma dual. Al constantemente repetirnos "estoy feliz" traemos la deseada felicidad si además somos capaces de enfocar el pensamiento de forma efectiva y energética y si no hay allí un conflicto escondido con una creencia más simple o vital.

Algunas afirmaciones de una creencia compleja no son, usualmente, detectadas. Esto incluye aquellas cosas como los códigos morales o estéticos de una creencia inteligente acerca de un conglomerado/sistema; ej: "la cultura". No seas conducido por una creencia escondida.

Para afectar el mundo "objetivo" de creencias simples y vitales, se requiere una total exhaustión de la creencia inteligente llamada "nosotros" una suerte de gran entumecimiento, éxtasis o "muerte" de nosotros mismos y la energía liberada que conforma un Sigil inentendible.

"Tu realizarás grandes trabajos, pero estos no serán conocidos. Al ser el Self verdadero, todas las cosas provienen de su propio momentum".

"Realmente, yo estoy donde tu pones tu pluma y yo soy el sol en su ocaso. Cuando miras y me buscas tu solo te buscas a ti mismo: tu Self libre de las asociaciones que tu realizas".

"Cuando me buscas, yo soy los Lugares Vacios. Cuando eres, yo estoy allí, siempre-deviniendo, siempre asumiendo formas nuevas".

"Tu te divides a ti mismo mediante un proceso de reflejarme y siempre estás vacío, buscando, deseando. Retrocede, entonces, a un tiempo anterior a las divisiones –un tiempo de totalidad y placer".

"Mécete como la serpiente primaveral, pero cuando muerdes permite que se vaya. Permite que todo se vaya. Permite que todo se vaya del Self y entonces tu ya no sufrirás oposiciones. ¿Pues qué quedara para oponerse?"

"En el silencio que es la muerte, nueva vida nace, y estas muertes abarcadoras son libres".

"Nuevas herramientas yo creo del molde de tu alma. Permite que la luz provenga de la oscuridad, permite que tome forma y sirve a su propósito, entonces la muerte será su recompensa".

"Siempre hacia arriba fluye la serpiente de la vida, siempre devorando aquello que fue, siempre generando nuevas pieles, siempre desechando las viejas".