sábado, 21 de junio de 2008

MAGIA DEL CAOS I



INTRODUCCIÓN

Magia del Caos


Sería difícil poner de acuerdo a los diversos autores en una definición de la magia del caos , puesto que ésta es considerada una especie de "metamagia" en el sentido de que pretende utilizar las técnicas (rituales, meditación, etcétera), deprivándolas de las creencias y la vertiente moral a la que habitualmente se encuentran asociadas.
Como ya hemos visto la magia es la ciencia y arte de causar cambio en conformidad con la Voluntad. Y también hemos visto que la Magia del Caos se ocupa específicamente de obtener resultados, o sea de ver y experimentar esos cambios de los cuales Crowley habló.

A diferencia de la mayoría de las otras escuelas de magia occidentales cuyo principal objetivo es "trascender" obteniendo el tan mentado dialogo con nuestro Ángel Guardián, la magia Caótica antes que nada, pretende obtener resultados. Ya que éstos resultados nos sirven como la prueba de tornasol. Únicamente con la seguridad de que nuestras practicas están funcionando podemos seguir con ánimo adelante.

Pero lo notable de todo esto es que cuando uno se esfuerza en estas prácticas, se comienza no solo a experimentar los resultados esperados sino que también ese crecimiento personal que algunos llaman trascendencia. Y está demostrado que con el tiempo esto deriva en que eventos sobrenaturales y parapsicológicos empiezan a hacerse notar en nuestra realidad consensual.

¿QUÉ ES LA MAGIA DEL CAOS?
Por Joseph Max



“Todas las grandes cosas al principio llevan una terrorífica y monstruosa mascara para inscribirse dentro del corazón de la humanidad”.--Fredrick Nietzsche

Las palabras "Chaos magic" reverberan con misterio e intriga. Es bastante seguro, que esto fue intencional por parte de aquéllos que originalmente acuñaron el término. Por supuesto, cuando Gerald Gardener propuso su reconstrucción del Paganismo europeo en los años 50 y lo llamó la "brujería", debió de haber sido igualmente consciente del efecto que ese término tendría sobre sus contemporáneos. No hay nada como algo "prohibido" si usted quiere intrigar a las personas.

El termino "Chaos magic" padece dos desventajas inherentes. Primera, las connotaciones del "cyberpunk" del término tienden a atraer algunos de esos tipos misantrópicos que fueron atraídos previamente por el "Satanismo" por razones similares. Ellos lo ven como si fuera algún tipo de "Satanismo suave". Estos usaban el término de "bruja" o "hechicero" para describirse a si mismos antes de que el término "Magia del Chaos" entrara boga, y "Mago del Chaos" mucho más helador. Aquéllos que antes pintaban los pentagramas al revés en sus chaquetas de cuero negras y se llamaban "warlocks" han cambiado ahora a la estrella de ocho puntas y se están llamando "Magos del Chaos". Así en lugar de la confusión del concepto de brujería o satanismo, ellos confunden la Magia del Chaos.

La segunda (y más importante) desventaja, es que la misma idea de Magia del Caos desafía su propia descripción. Es muy personal y experimental por su naturaleza. Incluso aquéllos que claman practicarlo, les cuesta definir lo que es fuera de de su propia versión personal. Pero no es "brujería ecléctica”, aunque sus métodos son ciertamente eclécticos. Sólo puede definirse por ciertos modos de pensamiento entre aquéllos que lo practican, e incluso entre los que pensaban que estaban haciendo simplemente su "propio sistema" sin saber que tenía nombre.

Es un sistema abierto

La Magia del Caos es peligrosa, imponente, y con un gran potencial. No es un sistema cerrado. La regla es que no hay ninguna regla, mas allá de lo que tú utilices para conseguir tu voluntad, mientras evites quedarte enganchado en las mismas cosas todo el tiempo. En la amenaza y fascinación del mismo concepto de "caos" subyace el poder de la Magia de Caos. No hay ninguna manera de describir la Magia del Caos con precisión, más de lo que uno puede describir al Tao con precisión. "ya que lo que puede describirse, no es el sagrado Tao", como el viejo sabio dijo. En cierto modo, yo supongo que los Magos de Caos son la última "sociedad secreta", aunque esto es inherente a la propia Magia de Caos, mas que la necesidad de reforzarlo por medio de un Juramento o Grado.

¿Por lo tanto por qué se llama Chaos magic? Se llama "mágico" porque como cualquier otra forma del Arte de los Magos, busca afectar el curso de los eventos por lo medios no-normales. La acción es a distancia y se usan eventos que desafían la causalidad lógica, estados alterados de conciencia, conocimiento Arcano, poder éxtasis…¿Pero como lo hace la Magia del Caos? (O "mágiack" como prefiera.) Mientras puede ser imposible describirlo directamente, yo puedo ofrecer algunas opiniones para aclararlo:

Uno podría empezar diciendo que entre los Magos del Caos existe la asunción subyacente del "azar" y la naturaleza relativa de la vida, el universo y todo. La realidad es estocástica por naturaleza que es decir, que cada entidad inteligente "crea" la realidad por su interacción y participación en ella. Nosotros estamos a la deriva en un mundo quántico de incertidumbre. La existencia puede no estar completamente descrita por la religión, la filosofía o la ciencia.

La Matemática del caos nos muestra que lo que parece el azar es de hecho caótico y tiene un "orden" superior que sólo puede ser percibido desde una perspectiva muy grande. El caos da lugar a la realidad misma. También podría dar lugar a la tendencia de la materia y la inteligencia de crecer y aumentar.

Atractores extraños

Según el Diccionario ingles Oxford, la palabra "caos" es griego en su origen. Su significado original era: "un inmenso golfo o quiebro, abismo, espacio vacío, infinita oscuridad, el primer estadio del universo". En inglés, esto fue refinado para significar "el informe vacío de materia primordial, la gran profundidad o 'el abismo' fuera del cual el cosmos o la estructura del universo evoluciono. La interpretación moderna popular de la palabra como "desorden" es reciente y un poco engañosa. Ambos, orden y desorden, son las manifestaciones del Caos Primigenio. El significado original tenía más en común con lo que los místicos Orientales llaman el Tao. Yo creo que esto no es nada accidental.

Por lo tanto, nosotros los Chaoistas llamamos a este "Caos" de la conectividad original "Dios" o algún otro nombre tradicional, para quitar cualquier idea antropomórfica de algo que es totalmente no-humano, para que desafíe la comprensión o por lo menos por medios intelectuales. Otra razón detrás del nombre, hay muchos conceptos de la Teoría moderna del Caos donde puede darse una interpretación metafísica. Por ejemplo, es obvio que varios sistemas ocultos tienen muchos factores en común. En la Teoría del Caos, hay que algo llamado "atractor extraño", un cierto tipo de coherencia que se levanta en cualquier sistema turbulento. Hablando matemáticamente, representa ciertos rangos de números que tienden a entrar en un juego repetitivo de valores infinitamente regresivos cuando ciertas formulas son aplicadas. Como él normalmente se visualiza, en un gráfico tridimensional (dos ejes espaciales que representan el plano completo, más un eje de color) del valor de la función repetida fc(z) = z^2+c dónde z y c son complejos. Estas son las imágenes de los famosos campos de Mandelbrot.

Lo que lo hace que sea más que un juego aritmético es que cuando se permite a las computadoras doblar eternamente a través de los cálculos, ciertos modelos geométricos surgen, que parecen tener una remembranza muy llamativa a nuestra percepción de varios fenómenos mundiales reales. Subiendo verticalmente en áreas particulares del plano complejo, se generan muchas características visuales fascinantes, con parecidos como el agua revuelta y los litorales escabrosos. Por consiguiente puede usarse como la herramienta para hacer las predicciones (en este caso, de cómo los sistemas turbulentos se comportarán) que lo eleva al reino de ciencia--donde está propiamente llamado Dinámica No-lineal.


Un buen ejemplo de un atractor extraño en el mundo físico es un vórtice; si se dan las condiciones correctas, se levantará en las corrientes aéreas, en el agua corriente, las tormentas del polvo --algo como la Gran Mancha Roja de Júpiter, en el vórtice de su desagüe de la bañera. Pero sin tener en cuenta el medio, un vórtice asumirá siempre un modelo similar. Para aplicar este concepto al ocultismo, hay que asumir que cualquier "sistema" mágico es el medio a través del cual, ciertos modelos (las prácticas, conceptos, formulas, etc.) hacen surgir atractores extraños--y eso nos ocurrirá a nosotros.

En términos mágicos, un atractor extraño estaría, en la proyección astral, los centros de energía alineados a lo largo de la columna vertebral, o en la interacción con inteligencias no-corpóreas (los dioses, demonios, los espíritus, etc.), un tipo de modelo que siempre parece surgir, sin tener en cuenta si el juego de creencias particular está de acuerdo con las técnicas utilizadas. Alrededor de todos estos fenómenos subyace el atractor extraño, que puede ser obtenido desde el simbolismo arcaico y usado por el mago sagaz.

Magos del caos buscan estos rasgos en común entre sistemas aparentemente diferentes, como pistas a un factor subyacente que puede despojarse de su simbolismo innecesario y si se desea, colocarlo para usarlo directamente en cualquier juego de símbolos escogido. El intento es revelar las técnicas prácticas que subyacen, y los adornos exteriores (que uno esperaría) se convierten en el simbolismo de una expresión personal del Arte. La Magia del Caos ha aplicado los conceptos artísticos del postmodernismo y deconstrucionismo al estudio del ocultismo, y ha logrado algunos descubrimientos notables, particularmente la idea de que todos los sistemas mágicos derivan social y culturalmente de sistemas torcidos. Ésta no es una acusación, sino simplemente un reconocimiento de los hechos. Los dioses están muertos, larga vida a los dioses.

La creencia y la meta-creencia

Citando al escritor, Peter Carroll,: "Si usted quiere una definición con que la mayoría de los Chaoistas no discreparía, yo diría lo siguiente: Los Chaoistas normalmente aceptan la meta-creencia mas que la creencia, ya que esta es sólo una herramienta para lograr los efectos; no es un fin en sí mismo. La “Meta-creencia” es un concepto importante en la Magia de Caos. Es la idea que la creencia no es más que un estado de mente, y como a tal, puede manipularse a voluntad. La creencia es un estado psicológico que puede ser deliberadamente-manipulado, aunque tiene el poder para delinear nuestra propia realidad, y a veces, la realidad de otras personas también. Es el medio, no el fin, el vehículo, no el destino.

En “El Teatro de Magick”, Ray Sherwin escribió: "El Mago del Caos no cree nada en el sentido de tener fe. Él experimenta para determinar prácticamente si hay algún valor en los postulados que él ha originado o ha tomado prestado en otra parte. Es un hecho que todos nosotros debemos sostener ciertas creencias orgánicas a causa de la conveniencia. Usted cree que las sillas en las que se sienta son reales--la mayoría del tiempo. Esto no es un proceso mental, sino algo instintivo u orgánico sin lo que la vida sería imposible". Este nivel de creencia no es en lo que la meta-creencia está interesada. Más bien, involucra el nivel de creencia que se logra por el método del actor, a veces se ha referido a esto en sentido inverso como la "suspensión de la no creencia".

La práctica de meta-creencia confiere una libertad tremenda y una responsabilidad horrible. Practicar la Magia de Caos involucra la adopción temporal de un sistema de creencias obsesivo que permite la posibilidad de hacer magia para lograr efectos específicos, y después el abandono de ese sistema de creencia al terminar el trabajo. Por lo tanto se pueden se adoptar sistemas de creencia contradictorios cuando se necesiten o se deseen. Para hacer esto (y no volverse loco) es de importancia vital que nadie se crea las creencias o sean que aceptadas como reales.

La relatividad

Este rechazo al absolutismo, es más que ninguna otra cosa, el responsable de la reputación siniestra de la Magia de Caos en el ocultismo moderno. Casi todos los reavivamientos anteriores de la filosofía oculta, (sin tener en cuenta su reputación pública), han sido obsesivos en proclamar su "verdad" y sus altas normas morales. Gerald Gardner, en su “reavivamiento” de la brujería, formuló casi 200 "leyes" morales para gobernar las actividades de sus seguidores, por el momento, luchan una batalla interminable para convencer al mundo de su benevolencia. Aleister Crowley y sus sucesores han proclamado con la prosa mas sublime, la máxima thelemica de "Haz lo que quieras será la totalidad de Ley". Si esto es así o no, no es nuestra discusión. Las desviaciones de la magia del chaos, son nuestro punto; no hay ningún dogma para adoctrinarlo en lo "bueno" o las normas morales "positivas" antes de conseguir los detalles de la técnica. Cuando usted practica la Magia del Caos, debe escoger lo que es finalmente "bueno" o finalmente “malo”.

Como resultado, la Magia de Caos es magia sin limitación. La magia de caos no es un nuevo sistema, o una refundición de sistemas más viejos, o cualquier amable sistema en absoluto. Es una nueva actitud. Es una manera diferente de mirar al Arte de la Magia como una expresión de Arte, sobre cualquier otra consideración. Como tantos Artistas, los magos del Caos tienden hacia una actitud elitista, como parte de la creación del Arte, la persecución del éxito de este, y el orgullo en sí mismo por las creaciones logradas. Una actitud elitista (con tal de que sea equilibrado con la compasión y no descienda al fanatismo) es perdonable en el Artista, porque sin ello, ningún gran trabajo de Arte seria realizado.

Algunos dirán que un sistema de magia, sin un sistema adjunto de moral para gobernarlo, es "peligroso". Mientras lo que ocurre en realidad, es que si ciertos tipos misantrópicos pudieran coger la libertad de la expresión mágica, la usarían en detrimento de sus compañeros humanos, tales sociopatas, siempre encontrarán una manera de infligir daño en otros, tanto si practican la magia o no, son muy listos en hacerlo.

La Magia del caos no es "nueva", porque cada antiguo adepto, que en su vida inicio su propio camino herético, lo hacia en realidad, en repuesta a la llamada del Caos. Pero cuando un sistema crece fuera de cualquier camino, después se escriben los libros sagrados, se prescriben rituales, y se dictan moralidades para "los seguidores", dejando de ser Magia del Caos. Únicamente, llevando nuestros egos al limbo, nos encontramos con la Corriente del Caos, y así tocamos la chispa que hace mágica a una realidad.




No obstante, no es tan simple de agarrar o cualquiera otra cosa que se te ocurra como imaginas. Mezclar antiguos rituales junto con sus creencias, tenerlo claro al hacerlo y moldearlo todo en un sistema, aunque es personal, tampoco es Chaos magic. "Cerrarse en la creencia es cerrarse en la creencia". Es más importante ser libre, que empujar la cubierta sobre lo que es ser "correcto"--o incluso consistente. La Magia del caos, no es simplemente una reformulación o una mezcla de antiguas tradiciones mágicas con un nuevo nombre.

La Magia postmoderna

En términos culturales, pueden describirse la Magia del Caos como la vanguardia de la práctica esotérica occidental. Al contrario que sus predecesoras, es más espontánea y evita rígidos esquemas y procedimientos rituales. También explora las técnicas de chamanismo y la hechicería, algo que las tradiciones mágicas más occidentales siempre han tendido a considerar como inferiores. Esta influenciada por muchas tendencias culturales modernas, como el cyberpunk, postmodernismo y el deconstruccionismo. Intenta integrar muchas de las teorías actuales de ciencia y filosofía como la mecánica quántica, las sincronicidades y, claro, la teoría del caos en los fenómenos ocultos. Hay incluso influencias de la historia oculta, como Aleister Crowley, Austin Osman Spare, Taoísmo, Budismo Tibetano, chamanismo e incluso de escritores de ciencia ficción y fantasía, como H.P. Lovecraft, Michael Moorcock, Terry Pratchett y William Gibson.

La Magia del caos tal y como es definida hoy en día, deriva fundamentalmente de los trabajos de Austin Osman Spare y Peter J. Carroll. Los dos rechazaron la mayoría de la práctica mágica tradicional como innecesariamente complicada, culturalmente intolerante, generalmente ineficaz, y temerosa de las técnicas poderosas pero peligrosas de la hechicería y el chamanismo. Ambos consideraban que la enseñanza tradicional estaba muy lejos de hacerlo realmente y estaba mas preocupada por impartir un sistema de moralidad, convirtiéndose religiones de hecho. Spare fue el primero en dibujar la conexión entre la magia (en su tiempo) y el relativamente nuevo campo de la psicología, librando a la práctica oculta de la necesidad de un punto religioso. Carroll, junto con Sherwin, fundó los Iluminados de Thanateros (IOT) e intentó también integrar los conceptos de la Teoría del Caos y la mecánica quántica con el ocultismo y lo paranormal.

Debido a estas influencias, la Magia del Caos es quizás el primer tipo de magia ceremonial que no se acerca al asunto como un arte antiguo. La magia no necesita ser transmitida por antiguos adeptos para ser real. En cambio, la Magia es algo que se experimenta y se mejora. Virtualmente todos los otros sistemas (ellos no los llaman "tradiciones" para nada) asumen que "los Antiguos Maestros" ya destaparon hace tiempo todos los secretos de la magia, y nosotros "los pobres modernos", solo podemos esperar a redescubrir un vislumbre de las glorias pasadas. Esta actitud retrograda desafortunadamente ha impedido el desarrollo del Arte de Mágico desde la caída de Roma.

La Magia de caos va mas allá, se distingue de los antiguos sistemas por su acercamiento. Ve la magia ritual como un psicodrama, mas que adoración. Como tal, es bastante similar al sistema Stanislavsky el "Método de Actuar". Uno define cuidadosamente el papel que interpretara durante un ritual mágico (incluyendo como parte del "carácter" una creencia en la existencia de la magia misma) y, rodeado por todo lo que implica ese papel, tirando de la inspiración de la propia interpretación en la actuación. Si se consigue un nivel suficiente de meta-creencia, se abren las puertas a la magia eficaz. Como el método de un actor, un Mago del Caos busca engañar la realidad cotidiana y suspender la no-creencia. Para hacer esto él o ella usan las herramientas del actor: poniéndose los trajes, las palabras, los sonidos, y sobre todo lo que Stanislavsky llamó la memoria emocional. Cualquier experiencia poderosa, puede usarse para taladrar la memoria emocional, incluida el sexo, dolor, confusión, júbilo, aversión y éxtasis--especialmente en combinaciones paradójicas.

La puerta a la Magia

Las técnicas de Magia del Caos son aplicadas por el mago para inducir y utilizar un estado mental que nosotros llamamos "gnosis". Esta aplicación del término es similar al significado usado por los tantricos, dónde la mente discursiva se pone en cortocircuito y la intención del mago puede imprimirse hacia el flujo quántico del universo. Incluso el momento más breve de gnosis, consigue un punto en el que "las verjas están abiertas" y la voluntad está siendo el canal a través de la mente subconsciente. Esto puede ser bastante para provocar un resultado mágico.

Los Magos del caos usan sigilos (intenciones mágicas que se han plasmado en dibujos simbólicos o mantras), técnicas rituales de cualquier fuente, especialmente originales, y artefactos de cualquier cultura escogida, para formar un espacio mágico, una zona autónoma temporal en que la mente subconsciente pueda ser dirigida. La Gnosis es la entrada a la magia. Es el momento del no-tiempo, el estado de trance mágico dónde el interfaz de la mente se une directamente con la interconectividad acausal del universo.

Un ritual es básicamente un mapa de subconciencia, y por consiguiente puede ser útil como guía en el sendero, donde la psique de uno podría arder. No obstante, los rituales antiguos, junto con invenciones como los "libros de sombras", los libros "sagrados", "publicaciones en clase A" y demás, son precisamente inventados, para proteger al practicante del caos. En resumen, hay siempre nuevos espacios para métodos de Chaos magic, pero no para sistemas diferentes de chaos magic.

Tao, Zen Y Deconstruccionismo

Filosóficamente, la chaos magic tiene un parecido al Taoísmo, salvo la actitud del taoísta de tranquilidad y pasividad. El éxito depende de la aniquilacion del ego, por tanto hay mucho en común con el Nagarjuna budista, escuela Madhyamaka, y quizás incluso más con la escuela de Nyingmapa del Budismo tibetano. Un examen de los rituales Chod del Budismo tibetano rendirá valiosas pistas acerca de la formulación de ritos del Caos eficaces. El efecto de un koan budista Zen en la mente discursiva, es una indicación de lo que un Mago del Caos busca.

La práctica de Magia del Caos puede desestabilizar, porque esta diseñada para deconstruir la creencia. Como las drogas psicodélicas, puede alterar su realidad drásticamente. Así que esto no es para "el delicado", o para aquéllos que temen sus agujeros en la profundidad de ellos mismos, ya que desde los abismos del ego, el Mago del caos forja sus propios dioses y demonios.

Tales conceptos dualísticos como la magia "blanca" o "negra" no son aplicables a la Magia de Caos, por lo menos no en el sentido de ser bueno o malo. La magia es una fuerza, como el electromagnetismo, y no tiene cualidades morales inherentes. Peter Carroll escribió en Liber Null, "Los resultados finales de ambos caminos no son disímiles, no se pueden encontrar caminos en una vía ya que no se pueden describir. El llamado 'camino del Medio', o camino de conocimiento, consiste en una mera adquisición de ideas de segunda mano y es una excusa para no hacer nada". Como resultado, Los magos del Caos tienden hacia los el extremos, encontrando el equilibrio navegando de polo a polo, mas que buscando "la moderación."

Tragedia Y Comedia

Siendo moralmente neutro, la Magia del Caos probablemente no es para aquéllos que no tienen un código bien desarrollado de ética personal. De hecho, la mayoría de los Magos del Caos, aunque no todos, se definirían (principalmente) como "negros" o por lo menos magos "grises", pero no como es definido por los que ven el lado oscuro de existencia como meramente malo. Si su magia es "negra", es porque trabaja con lo que es oscuro y oculto, y arrojado desde el abismo original. Las personas sin normas éticas tienden a verlo a través de la autoaniliquilacion. La práctica de la Magia del caos sólo acelera el proceso, usualmente terminando de alguna manera de espectacular insanidad. Pero no hay que mirar a la Magia del Caos para proporcionar una guía moral. Si uno desea eso, simplemente debe buscar en otra parte.

También es mágico no tomarse las cosas demasiado en serio. Los caóticos son generalmente conocidos por tener un sentido del humor bien desarrollado, y esto se expresa a menudo en su trabajo mágico, en las invocaciones-serias-mofas de Bugs Bunny como un dios embaucador, y al acabar cada ceremonia, con una ronda de carcajadas. Aunque el humor puede tender hacia lo satírico, hay mucho entretenimiento genuino en ese chiste colosal de lo que el universo realmente es, y cuánta diversión nos proporciona.

Política y Religión

En tiempos recientes, el ocultismo ha sido ligado a determinadas preferencias políticas. La mayoría de las personas requieren alguna clase de esquema, en el cual sostener sus opiniones y preferencias, lo cual hace mezclar la magia y la política en un sistema holístico mucho más atractivo que la política misma. Los sistemas mágicos emergentes de hoy, como Thelema y Neo-paganismo, son populares porque ellos combinan una creencia socio-política con una apreciación mágica de la realidad. Dan un propósito, superior a su política. La Política, el arte de manipular a otros en razón a (o al menos reconociendo el predominio de) un juego particular de valores culturales, no tiene nada que hacer con la Magia de Caos. La Magia del caos expone la estupidez de la política mostrándonos que todos los esfuerzos por traer el orden a esta dimensión son finalmente fútiles. Los esfuerzos por organizar alrededor de creencias y estructuras fijas, son el intento de incrementar la certeza de la existencia. Éste es el anti-ético concepto del Caos, dónde la creencia es espontánea, como la fuerza de la vida y también la evolución es espontánea.
En cualquier caso, un grupo mágico politizado, esta invariablemente incapacitado para contener los cambios en la conciencia que puedan ocurrir dentro del grupo, especialmente cuando su conciencia se desarrolla en respuesta a consideraciones mágicas y espirituales. ¿Cómo podemos esperar que un sistema que combina magia y política no sea algo inestable? Esta es la causa de por qué todos esfuerzos eco-paganos-políticos, feminismo-espiritual y similares, han sido tristes fracasos, apenas un suspiro en el radar cultural que se disuelven después de los cismas y luchas internas.

De igual manera, puede decirse que la religión y la Magia del Caos son incompatibles. Una restringe, la otra libera. Una requiere que el intelecto sea obligado acomodase a un sistema de creencias absurdo prescrito y perpetuamente adherirse a él, la otra libremente adopta sistemas de creencia absurdos a su elección, para sus propios propósitos--y después de su uso los destruye. La religión--y la mayoría de los sistemas mágicos son y siempre han sido esencialmente religiosos en su naturaleza--requieren un solo papel para todas las personas, para siempre y en todas las circunstancias. La magia del chaos exige principios personales, flexibles en la creencia; en otros términos, meta-creencia. La religión exige clasificar ciertos pensamientos y acciones como buenas o malas. La Magia del caos intenta entender y abrazar todos los aspectos de existencia, únicamente el individuo puede con su valor moral, juzgarlas.

Por consiguiente, la Magia del Caos no se preocupa por conseguir metas místicas amorfas como lograr el Nirvana, encontrar la verdadera Voluntad, o cruzar el Abismo, al menos no directamente. Si usted desea rendir culto a la Diosa o comulgar con su Santo Ángel Guardián, usted haría bien, en buscar en otra parte; el Neo-paganismo moderno ofrece una inmensa mezcla de varias amalgamas, de religión y magia, desde la Wicca a Thelema, pasando por las Hermandades de la Luz, a la Iglesia de Satanás. La meta de La Magia de Caos es desarrollar técnicas mágicas prácticas, que crean la realidad para producir cambios perceptibles según la voluntad del mago. Esto no se limita a los efectos físicos externos, sino también (y quizás más importante) incluye operaciones diseñadas para alterar la psique del mago de manera profunda, (pero en la forma en que el mago ha escogido o ha deseado explorar, en lugar de una manera “ordenada”.) La "estructura" de la Magia del Caos, si es que pueda decirse que tenga una, es - una no-estructura. Es vehementemente no-jerárquica. La Magia del caos es la anarquía mágica, pero en el verdadero sentido de la palabra--es magia sin líderes.